Dos ideas

Ayer me terminé Memorias líquidas. Más tarde, por curiosidad y por una natural inclinación al contraste, busqué la entrevista que Jot Down le hizo a Juan Luis Cebrián, el hombre-empresa de Prisa. (A la que, ahora que lo pienso, podríamos llamar emPrisa. En 2009, Cebrián le dijo a los periodistas de El País que un periódico es de su redacción. No, de hecho dijo más: dijo que lo llevaba diciendo toda su vida. Tres años después, el hombre-empresa echó a 129 trabajadores. Si El País seguía siendo de su redacción, poco falta para quedarnos sin país). Tenía algo de prisa, quería empezar un nuevo libro y no le presté atención a la entrevista. De hecho, y por esas cadenas de causas y efectos incomprensibles fermentadas por años de procrastinación, no hice lo que pretendía hacer y busqué el artículo que Enric González publicó en la revista Jot Down. Con todos mis respetos, se llama. No revelaré su contenido. Sí diré que alguna fibra de los españoles tuvo que pulsar, porque facebook dice que le gusta a 13.483 personas. En fin. Yo, después de leerlo entero, indagué entre sus comentarios. Eran demasiados: me fui al último, que dice, entre otras cosas: “Lo único que no me ha gustado es la comparación -reiterada además en dos páginas consecutivas- con Goebbels. Ni siquiera como recurso es necesaria.”

En efecto, cerca del final el autor compara a Cebrián con Goebbels, el ministro de Propaganda nazi. La ley de Godwin dice: “A medida que una discusión online se alarga, la probabilidad de que aparezca una comparación en la que se mencione a Hitler o a los nazis, tiende a uno”. Se puede extender esto perfectamente fuera de los términos* de internet. Lo malo de los nazis es que fueron unos hijos de puta. No creo que cualquier comparación con ellos sirva para denostar al comparado. Más aún: lo relativiza, enfría la gravedad de sus actos. “Hombre, el tío es malo, pero Goebbels era un cabrón.” Sirve para eso y para debilitar la fuerza dialéctica del que ataca: “Sí, dice cosas muy interesantes, pero con lo de Goebbels se ha pasado.” Cuando en la Historia ha habido hijos de puta, hay que recordarlos para que sus actos no se repitan. Sin embargo, yo evitaría usarlos en las comparaciones. Sí, son la conclusión fácil, pero no hace ningún favor. Cualquier hijo de puta es menos hijo de puta si se lo compara con los nazis. Cualquier democracia es mejor si se la compara con una dictadura. Los nazis siguen haciéndole daño al mundo hasta después de morirse.

*Según la RAE, en su acepción tercera, “término” es el “límite o extremo de algo inmaterial”. ¿Internet es inmaterial? Sus consecuencias no lo son. Pero tampoco son inmateriales las consecuencias del deseo, esas menos que ninguna otra. Sin embargo, la ludopatía es una consecuencia de las tragaperras y la desigualdad salvaje -la de la jungla- es consecuencia del neoliberalismo. Lo material y lo inmaterial se imbrican y se funden. Son y no son al mismo tiempo lo mismo.

 —-

El otro día, sobre una mesa de un aula de informática de la facultad, había dos papeles. Los papeles eran una encuesta sobre la ideología de la prensa. El encuestado tenía que decir con qué ideología se sentía más identificado -una pregunta que casi nadie de nuestra edad podría fundamentar, pero que todos podrían rellenar-, y con qué ideología relacionaba una serie de diarios de tirada nacional. La última pregunta, sembrada de titulares sobre un mismo acontecimiento, consistía en adivinar a qué diario de los antes mencionados correspondía cada titular. No sé si fueron las prisas, pero sólo uno me parecía evidente. El resto ahí quedaron, huérfanos de cabecera.

Yo, que llevo cinco años estudiando ciencias de la comunicación, no supe completar esa pregunta. Otros, estoy seguro, sí. Sin embargo, cuántos de los cientos de miles de lectores de prensa diaria son capaces de percibir ese tipo de sutilezas, de leves malabares semánticos, de inocentes trastrueques. Los inteligentes. Los sabios. Los sutiles. Pero, sobre todo, los que no tienen prisa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s