Carta abierta de mi amiga Irene a José Ignacio Wert Ortega, ministro de Educación, Cultura y Deporte

*Esta carta abierta la publicó mi amiga Irene en su perfil de Facebook. Con su permiso la publico aquí para que todo el mundo la pueda leer.

Estimado señor Wert:

Vengo de realizar un examen del que dependerá que pueda disfrutar o no de una beca de estudios durante este curso. No voy a entrar a comentar las dificultades que podría entrañar el que finalmente no recibiera la ayuda económica que el resto de años se me ha concedido y que me ha permitido estudiar una carrera -de la que enfrento ya mi último año- sin grandes lujos, pero sí con lo necesario para sobrevivir a mi estancia en Sevilla (pagar el alquiler de un piso compartido y las facturas, el transporte público, material escolar, y alguna que otra cerveza en el Salvador, que también usted las necesitará, digo yo). Con el actual sistema de becas que usted, en nombre del equipo de gobierno al que pertenece, ha puesto en funcionamiento para este año va a poner entre la espada y la pared a muchas familias como la mía, para las que optar a beca no es un capricho sino una necesidad real. Usted se escuda en que el endurecimiento de los criterios académicos necesarios para poder recibir una ayuda del Ministerio pretende motivar el esfuerzo y premiar la excelencia. Bueno, yo no soy excelente, para qué engañarnos. Tampoco soy mediocre, porque de lo contrario no habría recibido beca otros años cuando los criterios académicos eran ya estrictos, aunque no tan descabellados. Nunca he arrastrado asignaturas de otros años, alguna vez he tenido que presentarme a las convocatorias de septiembre y siempre las he superado. Nunca he abandonado un temario. Mi nota media no está mal, si bien no destaca especialmente. Tampoco creo que una nota media numérica pueda hablar de las capacidades de una persona, pero intentaré adaptarme en la medida de lo posible a su raciocinio para explicar mi situación de forma que pueda entenderlo.

Verá, este año aprobé todas mis asignaturas en junio –pese a que fui una de esas estudiantes protestonas que se encerró en el Rectorado para tratar de concienciar sobre la brutalidad de la reforma que presentaba usted, algo que por lo visto, según defendía algún que otro periódico afín a su ideología, era digno de “malos estudiantes”. Decía que aprobé todas mis asignaturas en junio, excepto una. La asignatura en cuestión es Inglés 4, de libre configuración, mi último curso en el Instituto de Idiomas de Sevilla, al que llevo asistiendo desde que empecé la carrera ya que aprender idiomas es esencialísimo hoy en día, usted me podrá dar la razón. Aprobé el examen escrito (con buena nota, nada de “mediocridades”) y suspendí la prueba oral complementaria. No sé si eso me señala como una mala alumna, una estudiante mediocre e ingrata que no merece ser premiada con la beca que necesita, pues de ser así este dinero se estaría malgastando en naderías. Un examen oral de una lengua extranjera es bastante subjetivo, un poco más que todos los exámenes subjetivos a los que los estudiantes como yo nos enfrentamos año tras año. Bueno, pues a lo largo del verano me he estado preparando para presentarme una vez más a este examen, sin el cual quedaría automáticamente fuera del perfil de estudiante que puede optar a beca (una asignatura de 10 créditos como esta es bastante más de ese 90% de créditos totales que usted nos exige aprobar). Esto sería, con perdón de la expresión, una putada. En lugar de premiar mi interés por aprender idiomas, por prepararme para este mundo laboral tan negro del que tanto se habla ahí fuera, se me está castigando por correr el riesgo. Podría haber elegido una asignatura de libre configuración más sencilla y no me vería en este marrón ahora mismo -eso me dicen mis compañeros: “es que, ¿cómo se te ocurre matricularte de eso?”. Quizás sea mi culpa, no sé; quizás me he sobrevalorado y he pensado que era más brillante de lo que realmente soy, o de lo que, a su parecer, debería ser. Si he suspendido mi examen de hoy, habré pagado mi insolencia y a la vez habré aprendido una lección: que si te pones metas difíciles, aún esforzándote, puedes fracasar, pero si optas por el camino fácil será más fácil que la vida te premie. Eso es lo que usted me está enseñando con todo esto, señor ministro, ni más ni menos.

Si he suspendido este examen -cosa que es probable, porque, aunque le aseguro que puedo hablar inglés, los nervios siempre juegan malas pasadas- mi familia y yo nos las veremos putas para pagarme este último año aquí. Simplemente porque usted con este sistema injusto y criminal ha sentenciado que no merezco una beca. Y mire, yo no soy quién para valorar quién merece y quién no una ayuda para estudiar, pero me temo que usted tampoco, aunque le cueste creerlo. Quizás debería revisar sus criterios de excelencia. Un mal examen no es razón para condenar a un estudiante de esta forma, y la medida ha obligado ya a muchos a abandonar sus estudios a la mitad. Quizás, si necesitaba recortar en becas, deberían ustedes haber perseguido en serio a los que defraudan a Hacienda, los que mienten en la declaración de la renta, los que invierten el dinero de su beca en vacaciones y en coches caros y en vestidos de gitana para la feria de Sevilla, que los hay, y eso, señor, sí que es mediocridad.

Me despido con un hasta luego, señor ministro, porque tanto si apruebo como si suspendo, nos vamos a seguir viendo las caras. Yo soy de esas personas que tienen claro que no van a dejar de protestar hasta que se decida a escuchar mis motivos.

Anuncios

Un comentario en “Carta abierta de mi amiga Irene a José Ignacio Wert Ortega, ministro de Educación, Cultura y Deporte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s