Breve entrada con estilo: mellamoochoa

Abro el frigorífico y acompaño tu recuerdo con un chococlack comprado en el kiosko de siempre. Pasos acompasados como pasos de palio hasta el cuarto. Me siento a escribir con dedos mojados en colesterol y cervezas recicladas de gol norte. Silvio y Loquillo se sientan a mi izquierda y mi derecha. Yo estoy en el centro, leyendo a Quim Monzó. La vida es como una caja de bombones envenenados. Sólo algunos. Sólo los que te comes. Unos te adormecen. Otros te suscitan pesadillas de sudor y hueso. Los más siempre actúan con nocturnidad y alevosía. Con tiempo. Cuando su enseñanza no merece la pena. O sí. O sí, y esa es la única forma de aprender su lección. Los mejores programas están en las hemerotecas. El boxeo tiene música. Y mis noches, de libreta en alma y garra en el teclado. Las pizzas nunca supieron tan sabrosas como cuando tú las mordías por mí.

Anuncios

5 comentarios en “Breve entrada con estilo: mellamoochoa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s