Un articulillo

Publico esto para que se sepa que es mío.

El andaluz, en su sustancia, en su propia identidad de andaluz, carga con varias culpas: vago, ignorante, vividor. Dice Felipe González que quien llama vago a un andaluz es “un penco que nunca ha trabajado”. Puede ser.

Pero la razón de este retrato pegado como una costra a la espalda del andaluz es mucho más compleja. El hecho de que haya una razón que explique este maltrato no implica que esté moralmente justificado; simplemente, la historia marca con fuego a algunos pueblos más que a otros. Y la historia la forman los hombres. Veamos, pues, lo que dicen los hombres.

Ortega y Gasset atribuía al andaluz cualidades que impedían que fuera llamado trabajador. Básicamente, para Ortega el andaluz no sabe trabajar, no puede trabajar. Luego uno lee La rebelión de las masas, donde el mismo Ortega, quizás bajo los efectos amnésicos de un golpe en la cabeza, afirma que ningún pueblo se ha sentido como un pueblo desde el principio, que ningún pueblo guarda en su interior rasgos connaturales, atávicos, inmemoriales; en resumen, que los fenicios no buscaban la patria andaluza, sino que la historia, con su discurrir, ha formado las naciones -y las irá destruyendo, infiere uno al leerlo-. Ortega piensa, en definitiva, una cosa, y al mismo tiempo la contraria. Afirma que el andaluz, de por sí, no puede trabajar, para aseverar luego que ningún pueblo lleva en su sangre su identidad. Como esta actitud es propia de un imbécil, no hay que prestar más atención a lo que pueda decir este filósofo de nosotros.

Ya se sabe de los tópicos lo siguiente: que son usados por la mayoría, pero que es una minoría interesada la que los difunde y renueva. Un caso histórico: los empresarios catalanes y vascos que basaban los bajos salarios de los andaluces en que estos no eran tan trabajadores como los de cualquier otra región. Un caso actual, que ondea tras ciertas informaciones de la derecha más rancia: el caso de los ERE en la Junta de Andalucía. Con la costumbre infantil de simplificarlo todo, creen que la raíz que sostiene estas hierbas podridas se hunde en la tierra pastosa del tópico, en el mismo limo que manchaba las palabras de Jordi Pujol en La inmigració, problema y esperança de Catalunya: “El andaluz es un hombre anárquico, un hombre destruido”. Pero acabemos con la copla de una santa vez. Ser andaluz es otra cosa.

La identidad andaluza es un todo en el que van ligados los recuerdos de antiguos jornaleros, de tantos “siervos de terratenientes y de chulos a caballo”, como dice una chirigota de Juan Carlos Aragón. Uno deduce que la identidad tiene un componente de lucha contra la injusticia, de redención, de búsqueda del paraíso.

¿Qué identidad tenemos hoy los andaluces? Quienes hoy tenemos 20 años, ¿qué penas queremos estrangular? ¿Con qué injusticias queremos acabar? Para los andaluces del bienestar, del trabajo bajo techo y con aire acondicionado, hay más identidad en el cante de Camarón o en la voz de Rocío Jurado -todos ellos convenientemente cauterizados, tratados sin amarillismo-. Parece que las críticas de los políticos son ya la única excusa para unirnos, ahora que muchos no tenemos el lomo partido de trabajar bajo el sol: nuevos enemigos que nos lanzan dardos que -curioso- no dirigen con tanta inquina cuando ocurre lo mismo en Madrid o en Valencia.

Más allá de la política, de lo contingente, está la verdadera identidad. Quizás, para saber lo que es Andalucía, lo que es ser andaluz, basta ver y hablar con un andaluz. Entonces, sobrarán todas estas discusiones. Entonces, si no me equivoco, sobrarán las palabras.

Anuncios

6 comentarios en “Un articulillo

  1. Un tópico no es una verdad desde luego, pero la estadística tampoco se acerca mucho al contratópico. Aún hay mucho paleto suelto por aquí.

    1. Por supuesto. El problema del tópico es que, como respuesta, produce otro tópico. El contratópico es el reflejo del tópico, y por eso es igual de inválido.

  2. Bueno catanoga…,
    paso por aqui siguiendo el enlace que quedo en algunos comentarios que nos hicimos en INDIGNEMONOS. recuerdas?
    Al final fui gratamente sorprendido por el movimiento que se genero. Pero aun mas gratamente me he sorprendido por esta necesaria reflexion sobre la identidad de Andaluz…
    soy andaluz.-De pueblo- Y hube de ponerme a trabajar con catorce años. He trabajado debajo del sol cruel del medio-dia en esta tierra y me jode una barbaridad que nos tachen de perros alla por el norte donde mas beneficios atesoraron durante siglos no solo con la espoliacion de esta tierra, sino tambien el aprobecharse de la miseria que tras la gerra genero el latifundismo por ellos instaurado despues de espulsar a los arabes. como buitres se aprobecharon bien de esta miseria, consiguiendo la mano de obra barata y eficiente del emigrante andaluz.
    Y al parece, hay que joderse cuando hablan de esto.

    Perddona por estenderme demasido en el comentario.
    Un abrazo de Jos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s