Ser sencillo

Buscando algo que hacer en Internet, abrí el blog de Alberto Olmos –Hikikomori– y estuve leyendo algunas de sus entradas. Este escritor de treintaytantos aboga por la ausencia de florituras y de añadidos superfluos. Las cosas claras y con muchos puntos. En otro de sus blogs, un tal Lector malherido critica -aplíquesele a la palabra toda la mala uva que se pueda- con mala sangre y, a veces, exagerando. Véase, si no, su opinión sobre el primer párrafo de Vida y destino, la ancha novela de Vasili Grossman.

En esa entrada el Lector malherido desmenuza con mirada enferma cada una de sus frases, y termina por reducirlas a cuarenta palabras que, en su opinión, dicen lo que hay que decir. Es más fácil de leer, por supuesto. Pero, al igual que decía ayer que la buena literatura es aquella que sabe ser concisa, del mismo modo pienso que los textos que no se toman ninguna licencia despiertan en muchas personas los mismos sentimientos que las instrucciones de un búcaro. La rabia por acabar con la floritura termina por acabar con la literatura. ¿Es que Flaubert se cargó Madame Bovary por tener ramalazos románticos? Al contrario: esa novela enciende al lector. Sin llegar a ser complejo, uno puede dejar espacio a los lados del camino para que pararse y disfrutar del paisaje.

Quizás lo interprete mal, y Olmos no quiera decir que haya que poner lo esencial, sino que haya que escribir de manera sencilla -ya se sabe que algunos autores sólo piensan en laberintos cuando escriben: sus propias galerías-. Una película de Tarkovsky puede ser sencilla y guardar muchas cosas -aprovecho para decir que Stalker no me gustó tanto como esperaba-. En fin. Lo único que sé es que igual que quien ama el barroquismo puede ver otros textos como las instrucciones de un búcaro, desde el otro lado pueden verse los suyos como los ingredientes del champú. Depende del ojo con que se mire -y de la paciencia con la que se digiera-.

PD: me doy cuenta de que hay mucho misticismo barato en los blogs. Veo comentarios que me hacen pensar que la gente aparenta ser sólo alma para parecer interesante. Se habla de la pérdida como algo exclusivamente valioso, como un corte limpio y sin dolor. O el amor: le dedican horas sin estarlo sintiendo. Y me doy cuenta, sobre todo, de que todo esto que critico abunda en este blog. Lo siento: yo también tengo erecciones. Lo mismo os cuento mi viaje a Nueva York o cómo publiqué mis dos novelas. Para seguir con la tónica.

Anuncios

2 comentarios en “Ser sencillo

  1. Si sólo se pudiera escribir sobre el amor que realmente se siente, no existirían suficientes historias que nos movieran por dentro. Y como dice el grandísimo Lichis, tal vez “el mundo ya no necesita otra canción de amor, pero yo sí”.

    Lo del misticismo barato me obliga a darme por aludida. Ya te vale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s