Mira y di

Y en este punto, te me faltas tanto. Que juego a que te dejo -a que te dejo irte-. Aunque no tenga que ver. No me digas otra vez que cuando se está triste se escriben cosas más bonitas. Como si el fuego me dijera que demasiado calor es malo. No me lo digas tú. Precisamente tú, no me lo digas. Igual que no te digo. Y en este punto, falta poco para que dejes de faltarme, y sin embargo…

Sabría qué añadirle al sin embargo, pero es tontería. Mira, qué lindo el cielo, qué de vida tiene la calle. Míralo tú que yo no lo veo. Serán los veinte años, será tal vez eso. O que me defraudo, que no puedo ser aquí directo porque contigo todo es diferido. Ni siquiera contigo. Aquí no hay contigo que valga, o al menos no cabe aquí un contigo de sangre, sino una compañía agradable e inofensiva.

Y después de verte, te veo. Algo muy feo. Si me dices que no, te creo. Que no hace falta más imaginar, te creo. Pero dilo. Tú que ya lo sabías todo, dímelo.

Anuncios

2 comentarios en “Mira y di

  1. Pues es verdad, que cuando se está triste se escriben cosas más bonitas. Porque en los días alegres, se sale a la calle y se disfruta del mundo, no se encierra uno en su cuarto a escribir. (Al menos, yo creo que nunca lo he intentado.)
    Si no ves el cielo ni la gente de la calle, si no lo ves, prueba a abrir la ventana, que a lo mejor te has acostumbrado a la oscuridad y no notas que escribes a tientas.

    Elbicho es demasié.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s