Estados de ánimo

Acabada la cena, sintió la carne, los pescados, el vino y el pan maridando en su estómago.
Inspiró profundamente.

Luego fueron los dos a la cama, y follaron como nunca antes lo habían hecho.
Espiró, sonriendo.

Dos horas después, lo fusilaron.

Expiró.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s