Una sabia decisión

Estaba aterrado. Por más que escapase, el hombre siempre lograba saber dónde estaba. Todos los días le había visto mirarle fijamente, y aunque apartase la vista, cuando se giraba, allí seguía, con sus ojos de psicópata. Sí, era un psicópata, un loco, un asesino. Estaba convencido de que iba a acabar con él. Desesperado, rompió todos los espejos de su casa y, antes de que volviera a aparecer, se pegó un tiro en la cabeza.

Anuncios

2 comentarios en “Una sabia decisión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s