Ahora duermes

El beso (René Magritte)Puedo hablar de tu cuerpo, de tu piel o de tus curvas, pero debes estar ya cansada de que sólo sea eso. Es normal, porque tienes belleza. Pero no he comprobado si eres dulce, aunque llegas a ser bastante amarga en mi memoria.

Tu risa no es el complemento de mis oídos. Tu pelo no es el complemento de mis manos. Tu serena sensualidad no es el complemento de mis ojos. No te diré que sería genial poder intentarlo, ni que las flores no tienen color si no te veo. Porque es mentira. No tengo el más mínimo interés en perder el tiempo en una causa perdida. ¿Qué más dará, si es un capricho que se me pasará? Hablas de otros, dices que me admiras pero eso no me sirve de nada, igual que no funciona hablar bien y decirte “buenas noches”, cuando mi cabeza te ve girarte y besarme para que sienta la almohada más blanda y henchida. Imaginar que mi dedo índice sigue la senda de tu espalda es decir mucho, es hablar bien, pero es absurdo negociar con una realidad que consume la esperanza. La verdad es que no pierdo un mundo por que no me mires, ni paso noches en vela pensando en ti. No es cierto que te observe cuando no miras, y que sueñe con que me mires cuando no te observo. No es cierto que la vida no merezca la pena si no estás a mi lado, egoísta, porque el amor no eres tú. Entras a veces en mi mente, por la ventana, y las cortinas acarician tus piernas de diosa. Pero esto es simple y llano imaginar, y pensar, y hablar. Los hechos no son lo mío. Cruel y amarga oda a la veintena, qué razón llevas.

Ahora duermes. No creo que sueñe contigo. Por eso ahora pienso en ti. Aunque es extraño. No nos veo follando, ni hablando de nuestras cosas. Sólo veo un índice ciego que busca tu palpitar entre tanta mierda, entre tanta pétrea oscuridad, un golpe de martillo en mi frente. Ahora duermes y siento que no sueñas conmigo. El sentimiento es mutuo; hoy tendré sueños en los que salgan imágenes que, si recuerdo, no comprenderé. Pero días después, cuando mi mente admita y asuma que a veces me gustaría besar tu frente, soñaré contigo. No te daré el gusto de verlo, princesa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s