En la ciudad (fotografía en blanco y negro)

El negro andar del tiempo hunde a la multitud, se la traga, la devora, condensa la cantidad en dos meros pulsares, en dos esencias amargas de años perdidos. La vieja cansada y el joven perdido, es el caos en un goteo infinito de segundos sin olor. La tierra quemada por el asfalto respira bajo cubiertas de plástico. El primer y el último latido son ahora tan cercanos… Acaso un sueño de vida entre uno y otro. ¡Ah, amor! Ah, memoria, recuerdo y olvido. Buscar entre la negrura de la multitud un último latido, un último segundo, cuando el único aire que respiramos es el vapor que exhala un templo de petróleo. En la lengua húmeda de la civilización, el pesar regurgita. A duras penas se abre una vena de luz, pero su sangre está cuajada. Negrura, negrura, negrura. Murieron el calor y el color. Ahora sólo frío y pérdida. Y jóvenes sin fuego. Y viejos sin mirada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s