Instante

Despierto en la noche.
Despego el alma del suelo.
Espero,
espero acaso un segundo de luz,
una llamarada en la memoria.
Recuerdo,
recuerdo las notas de esta tarde
fugada.
La guitarra llorando,
lágrima a lágrima,
seis gritos desabridos.
Guiado por esta melodía inacabada,
rasgando el velo,
vuelvo volando al leve estío,
a tu mirada joven,
al tacto de tus palmas sibilantes
y mis manos fervorosas,
perdidas en un soplo intemporal.
Clara es ahora la noche,
clara en mi soñar nostálgico.
Los ojos,
que estallaban en carcajadas,
ahora se disgregan en
sombras y lamentos.

Despierto en la noche,
y te espero, y te recuerdo,
clara, dulce y dolorosa,
joven como los amantes que
comparten sus rosas
y sus dedos y sus juegos.
Sobrevivo en la noche y,
ansiando un cuerpo que no llega,
elevo mi lamento al aire,
al tiempo huidizo,
a tu imagen grabada,
tan clara, tan dulce,
tan dolorosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s