Gloria poética

¡Dioses paganos,
Parnaso,
yo os imploro!
Dejadme conservar algo
de inspiración.
Una mina, acaso un manantial
de fresca agua
en los secos mañanas de próximos septiembres.

Dejadme poseer la llave que
abre vuestro cofre,
vuestra tierra, vuestro
tesoro.
Que mi cuerpo no sienta prisa más allá de
la que el tiempo ceda.
Que mi alma no grite,
oscura,
cuando a mí sólo lleguen
violentos vacíos,
vanas rocas de barro.

Parnaso,
dejadme cultivar rosas de fénix.
Advertid por siempre
al diente de león,
para que aproveche los vientos
que quitan vida
pero le esparcen en miles de hijos.
Advertid por siempre, Parnaso,
al desierto,
para que beba el agua
que borra su porqué,
pero le sana.
Advertid por siempre, oh dioses paganos,
al melancólico,
para que sepa vivir el gozo
de miles de fénixes renacidos.

Advertidme por siempre,
oh dioses paganos,
para que huela, sople y beba
la juventud, la nada,
el amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s